Somos conscientes de que existen muchos trabajos que entrañan riesgos, podemos imaginarnos a un operario de una central química, a un bombero, o a un militar. Imaginamos a profesionales en situaciones límite, pero no sólo ellos trabajan en condiciones de riesgo de accidente laboral. Todo trabajador debe ejecutar sus tareas con cuidado para evitar lesiones. Desde Halcourier queremos realizar algunas recomendaciones, no solo a nuestros empleados, sino a todos los que les puedan servir estas recomendaciones.

Inauguramos esta sección dirigiéndonos a todos aquellos que deben cargar peso, mayor o menor, de forma manual.

La primera recomendación es que si se puede evitar la carga manual, se evite. Disponemos de numerosos equipos mecánicos que nos pueden facilitar este trabajo: transpaletas, carretillas elevadoras, carritos, cintas transportadoras, grúas, cajas y estanterías rodantes, etc. En el caso de que no podamos utilizar un sistema mecánico, vamos a utilizar el siguiente Método para el Levantamiento y Transporte de Cargas:

Lo primordial es tener en cuenta que la zona lumbar es la que más va a sufrir en este tipo de movimientos, por lo tanto, la carga debe estar siempre lo más pegada al cuerpo posible, entre la altura de los codos y los nudillos. A no ser que la manipulación la tengamos que realizar en el suelo, en ese caso, intentaremos dejar siempre la espalda recta y hacer fuerza con los músculos de las piernas.

1. Planificar el levantamiento, leer las precauciones sobre el contenido de la caja, si las tiene. Hacernos una idea del peso aproximado, y si es necesario, pedir ayuda a un compañero. Debemos saber, aunque parezca evidente, dónde vamos a llevar la carga, echarle un vistazo al recorrido para despejarlo si fuera necesario, así evitaremos tropezones o tener que realizar un recorrido más largo de lo necesario.

2. Colocar los pies, separándolos ligeramente y dejando uno un poco más avanzado que el otro.

3. Para realizar el levantamiento, aunque estemos acostumbrados a doblar la espalda, lo que debemos hacer es: primero flexionar las piernas, para mantener la espalda recta en todo momento, coger la mercancía, y después, las estirarlas. El levantamiento debe ser suave, ya que si lo hacemos deprisa y corriendo, tenderemos a, de forma involuntaria, cargar el peso a la zona lumbar.

4. A la hora de movernos, no realizar giros con la cintura, sino que todo desplazamiento lo haremos moviendo los pies. Y recordar: la carga siempre debe estar pegada al cuerpo.

5. Finalmente, para depositar la carga, si es desde el suelo, por ejemplo, hasta la altura de los hombros, tenemos que cambiar el agarre a medio camino, porque la carga cambia su centro de gravedad, y se nos puede caer con más facilidad. La depositamos en su lugar de destino, y ¡Listo!