franquicia_BLOG

¿Estás pensando en emprender? ¿Siempre has querido tener tu propio negocio pero no te atreves a dar el paso? ¿Temes los riesgos que supone dirigir una empresa?

Hay una opción que puede permitirte cumplir tu sueño emprendedor y, al mismo tiempo, minimizar tanto los costes como los riesgos: ¡Franquíciate! Te damos 6 motivos por los que por fin te animarás a dar el salto.

  1. En España el negocio de las franquicias representa un quinto de las ventas minoristas. Las principales marcas han crecido y evolucionado bajo el paraguas de este modelo empresarial, optimizando y expandiendo sus mejores prácticas para proporcionar, en base a una red de negocios, un buen servicio a sus clientes, siendo siempre fiel a unos estándares de calidad y una filosofía de éxito probado.
  2. La marca de tu negocio será una marca implantada y reconocida, con todas las ventajas que ello conlleva: los clientes ya saben quién eres, cuáles son tus valores, qué ofreces y hasta puede que cómo lo haces; generarás más confianza en los usuarios gracias a esto; e incluso impulsarás, casi sin quererlo, la repetición del consumo por asociación a la marca principal.
  3. Con la marca, también adquieres su know-how. Tendrás acceso a un amplio conocimiento del mercado y de sus posibilidades. Aprenderás rápidamente a gestionar tu propio negocio y recibirás toda la formación necesaria para que sea un éxito. Y todo, con asistencia y apoyo constantes en todo lo que necesites para resolver cualquier aspecto en tu día a día.
  4. Tu modelo de negocio estará permanentemente actualizado pese al dinamismo del mercado actual. Contar con el apoyo de una gran empresa supone contar también con sus apoyos para adelantarse a las necesidades y evolución del sector.
  5. Las acciones publicitarias de la matriz, son las tuyas. No tendrás que hacer grandes inversiones para promocionar tu negocio, ya que el modelo de franquicia apuesta por asegurar una comunicación corporativa unificada y coherente, por lo que podrás hacer tuyos sus esfuerzos comunicativos.
  6. Es la forma ideal de ser emprendedor sin hacer grandes desembolsos. Invertir en una franquicia supone realizar una inversión ajustada y flexible, algo más que coherente con los tiempos de crisis de los últimos años. Además, obtener financiación será mucho más fácil ya que, a la hora de aprobar créditos, los bancos suelen confiar más en el modelo de franquicia debido al historial que lo respalda.