Cada día decenas de marcas llegan hasta nosotros. En una valla publicitaria, un anuncio de televisión o mientras navegamos por internet. Es un flujo constante de información que a veces percibimos y otras descartamos directamente sin reparar ni siquiera en lo que estamos viendo. Pero todas esas marcas están ahí, buscando su espacio y tratando de llegar a la sociedad. En ese contexto, todas las marcas quieren destacarse, ser aquella que recuerden los potenciales clientes. Pero, ¿cómo logramos que nuestra marca sea recordada? Una buena rotulación de nuestros vehículos de empresa puede ser una herramienta de gran utilidad.

rotulacion

¿Gasto o inversión?

Cada vez que uno de nuestros coches, motos, furgonetas o camiones salen a la calle es como si saliéramos nosotros mismos con un enorme cartel de nuestra marca. Salimos a la calle para dirigirnos directamente a nuestros clientes y a los que pueden serlo. Por eso, nuestra rotulación tiene que estar cuidada y responder a un diseño medido y estudiado acorde con los valores y mensajes que previamente ha definido nuestra estrategia de comunicación. Sin una rotulación de calidad nuestra imagen de marca puede verse afectada negativamente, perder credibilidad y desaprovechar una de nuestras bazas principales para ganar visibilidad en la sociedad.

rotulacion 5

¿Cómo lograr una rotulación de calidad?

¿Cómo lograr una rotulación de calidad?

No invertir en una rotulación de calidad puede afectar negativamente a la imagen que trasladamos. Esta inversión ayuda a posicionarnos ante aquellos que conforman nuestro público objetivo. Con cada vehículo estamos sacando un enorme cartel publicitario que se dirige directamente a nuestros clientes y a aquellos a los que queremos persuadir de que lo sean. Es nuestra mejor tarjeta de presentación. Dice quién somos y qué somos capaces de hacer. En este sentido, Jaime López, director de Marketing de Halcourier, subraya que “nos influye lo que vemos y por tanto, la rotulación de una marca no puede dejarse al azar. Debe estar basada en un intenso trabajo previo en el que se defina con anterioridad la identidad corporativa y su imagen”. Según López, cuando vayamos a diseñar la rotulación de nuestra flota tenemos que lograr que el diseño sea:

 

  1. Identificativo
  2. Sencilloy fácil de reproducir
  3. Fácil de reconocer
  4. Fácil de recordar.
  5. Coherente, todos los elementos de una imagen corporativa deberán seguir un mismo estilo.

 

Una vez que tengamos claras estas premisas podemos ponernos a elegir elementos como la tipografía, que debe respetar la empleada en el logotipo, pero a la vez debe ser legible desde una distancia amplia.  Todos los elementos que aparezcan en la rotulación deben estar alineados correctamente, guardando una proporción adecuada entre ellos. Como ejemplo, la nueva rotulación que Halcourier acaba de implantar en su flota incorpora varios elementos, como sus teléfonos de atención al cliente o sus perfiles en redes sociales, que están distribuidos por todo el vehículo de forma estratégica. Logrando que sean visibles y que cada uno de ellos tenga su propio protagonismo. Así, se crean variaciones de una misma idea sin ser repetitivo. Es decir, se multiplican las vías de contacto que se ofrecen a los clientes sin repetir ninguna de ellas.