marketing y logistica

Es posible que si te preguntan qué tienen en común la logística y el marketing tu respuesta sea “nada”. Sin embargo, hoy hemos venido a contarte que eso no es así.

Las campañas de marketing, toda su preparación, su desarrollo y, sobre todo, su ejecución es lo más llamativo de un arduo trabajo que suele durar meses. A nadie le pasa desapercibido un buen anuncio, una estudiada campaña en redes sociales o ese newsletter tan ingenioso que te llegó ayer de tu marca favorita. Sin embargo, cualquier campaña multimillonaria se queda en nada si la logística no cumple su papel a la perfección.

Hoy por hoy vivimos en un mundo cada vez más complejo, en el que los mercados se caracterizan por su dinamismo y su complejidad. Por eso, ya no vale con ganar una guerra de precios, sino que todo tiene que ir sobre ruedas.

Aunque tu campaña de marketing obedezca a unos objetivos comerciales, será la logística la que establezca el valor diferencial del negocio, así como el nivel de servicio que vamos a ofrecer y las expectativas que podemos alcanzar.

Es decir, que todos los equipos que participan en una campaña deben estar alineados. Desde marketing, que sabe las necesidades que tiene el usuario y que debemos cubrir, hasta logística, que debe garantizar que los productos estén en el lugar adecuado en el tiempo óptimo.

Esto provoca que la sensación final del cliente esté directamente afectada por la relación entre las dos áreas. De forma que cuanto más íntimamente estén ligadas y mejor sea su coordinación, mejor será la percepción que tenga el usuario de nuestro servicio.