lecciones de deportistas a emprendedores

Los deportistas son esa especie de superhéroes reales que nos inspiran día a día. Y no solo a la hora de calzarse unas zapatillas de deporte y echar a correr, sino que también deberían hacerlo a la hora de afrontar nuestra rutina diaria. Liderazgo, esfuerzo y sacrificio son solo tres de los valores que posee cualquier deportista que se precie, pero que también debe tener un emprendedor.

Por eso, hoy te traemos varias lecciones que tú mismo, emprendedor, puedes aprender de los grandes deportistas:

  1. El éxito es relativo. Un deportista sabe que la competencia es feroz y es muy probable que haya alguien mejor que él. Por ello, siempre es consciente de que lo importante es centrarse en sus puntos fuertes y dar cada vez lo mejor de sí mismo. Para un buen deportista, la victoria en última instancia no está en ganar, sino en superarse a sí mismo.
  2. Aprende a vivir con el fracaso. Si pierdes, no te hundas. Cada fracaso es una oportunidad para aprender y, sí, también para crecer. Tanto el deportista novato como el emprendedor deben aprender a sobrevivir con noes y rechazos. ¿Lo mejor? Las lecciones que cada uno de ellos te deja.
  3. Celebra cada pequeña victoria. Porque los grandes triunfos, tanto en los negocios como en el deporte, solo se consiguen después de muchas pequeñas victorias. Disfrútalas y ármate de motivación para continuar luchando para llegar a la meta.
  4. Trabaja en equipo. Cualquier equipo de deportistas sabe que hay que delegar. Cada uno tiene sus virtudes y sus pequeños defectos ¿Por qué no lograr la máquina perfecta con una combinación? Son conscientes de que no pueden ganar el partido solos ¿Y tú? ¿Lo eres?
  5. Aprende a competir. La competitividad sana es algo esencial no solo para los deportistas, sino también para los emprendedores. Al fin y al cabo, la competencia te puede ayudar a innovar, aprender y detectar tus debilidades y fortalezas.
  6. Tolera la presión. El emprendimiento y el deporte son dos caminos muy duros. En ambos te vas a topar con momentos decisivos de muchísima presión. Para superarlos con éxito, debes aprender a controlar el estrés y la situación sin perder la calma.
  7. Apasiónate. El entusiasmo será lo que día a día haga, tanto a un deportista como a un emprendedor, trabajar duro para alcanzar sus metas. No hay mejor combustible que la pasión para seguir luchando hasta llegar allá donde quieres llegar.