urbanización masiva

¿Cuáles serán las consecuencias de la urbanización masiva?


La emigración demográfica mundial desde el campo hacia las ciudades no es un fenómeno reciente, pero la certeza de que el futuro pasa necesariamente por entornos urbanos es cada vez mayor y más retadora. Según datos del Instituto de Análisis de Mercado Emergente de Credit Suisse recogidos por El País, hacia el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá en ciudades (en 1950 sólo el 30% se concentraba en ellas).

Pese a ciertas voces que reivindican la vuelta a entornos rurales como alternativa de vida más sana, agradable y respetable, la tendencia hacia la urbanidad mundial es innegable. Entre las previsiones figura la de que este año, 2012, habrá nada menos que 65 millones de personas viviendo por primera vez en una sola zona metropolitana. Las principales protagonistas de este fenómeno serán, por supuesto, los países con economías emergentes.

Este cambio estructural, que según el estudio es “irreversible”, tendrá consecuencias que aún no podemos calibrar, pero que repercutirán directamente sobre el empleo agrícola, el sector servicios, el sector financiero, la educación y los servicios básicos como el agua, la electricidad o el gas. La coordinación de estas amenazas con las necesidades ciudadanas será fundamental para que el mundo evolucione de forma sostenible.

Las infraestructuras deberán cambiar necesariamente. Los sistemas de comunicación entre áreas urbanas deberán ser tan eficaces como la propia conexión interurbana. La migración del campo a la ciudad obligará a contar con mayores y mejores comunicaciones tecnológicas, carreteras, sistemas de transporte público y privado, fuentes de energía y consumo optimizado de las mismas.

Ante un panorama colmado de oportunidades pero también de retos, las empresas comprometidas con los servicios facilitadores para ciudadanos y profesionales tenemos que empezar a pensar cómo nos afectará la urbanización masiva, cómo conseguiremos satisfacer tradicionales y nuevas necesidades y, especialmente, cómo ejecutaremos nuestra voluntad empresarial afectando lo mínimo posible al medio ambiente, con el que nos tendremos que comprometer al máximo.

En Haldia – El filón verde
En Haldia – Alta satisfacción con los proveedores de transporte en España
En Pillamesipuedes.com – Los pilotos de Halcourier MS llegan hoy a Navarra para la prueba del domingo