El crecimiento del eCommerce ha supuesto un reto para las compañías de logística. Contar con un servicio de envío de paquetes eficaz engloba muchas áreas que tienen que funcionar de manera coordinada para conseguir el resultado esperado. Pero, conforme ha crecido la exigencia para contar con un buen servicio y con él todos los añadidos de personal e innovación, también el retorno de productos ha aumentado de manera exponencial y, con él, la logística inversa.

Las cifras de compras online se han multiplicado en los últimos años, por lo que es lógico que los productos que desagradan o llegan en un mal estado también hayan aumentado. Así se ha dado a conocer la logística inversa, esa parte del transporte que se encarga de devolver los productos que el cliente no quiere a su lugar de origen.

La logística inversa trata de devolver productos inservibles para el cliente

La logística inversa trata de devolver productos inservibles para el cliente

La logística inversa tiene como cometido realizar el camino contrario a la gestión natural de los envíos. Cuando un producto ha llegado a su destino pero por unas u otras razones debe volver a su lugar de origen se pone en marcha la logística inversa. En ella intervienen los repartidores, que en este caso recogen el producto, y los transportistas que devuelven el envío al mismo sitio de donde salió.

Esto pone en jaque toda una cadena de suministro ya que si ésta se basa en la eficiencia de conseguir dejar el mayor número de paquetes con el menor número de kilómetros recorridos, en la logística inversa hay que tratar de incluir esta en una ruta al uso, para conseguir que un desplazamiento no suponga una única recogida. La teoría es igual que en un reparto normal, pero el volumen de recogidas no suele compensar el gasto de un viaje, ya que ésta tiende a ser muy inferior al de encargos repartidos, por lo que ser eficiente es esencial.

Devolver los envíos a su lugar de origen se plantea como uno de los retos del sector

Devolver los envíos a su lugar de origen se plantea como uno de los retos del sector

Por ello, contar con un servicio de logística inversa eficiente será de gran beneficio para la empresa, ya que lo cobrado suele suponer un beneficio mayor para la empresa contratada, pues el gasto de la empresa de transporte también es mayor. Así mismo, la tienda que consiga mantener un buen servicio de devoluciones obtendrá un beneficio en su trato con el cliente, ya que generará confianza en éste.

La logística inversa supone un reto para las empresas de transporte. Integrar recogidas junto a las rutas de envío para conseguir un transporte eficiente se presenta como uno de los mejores nichos a explotar en el crecimiento exponencial que está viviendo el eCommerce.