como evitar ransomware wannacry

En los últimos días, los ataques conocidos como ‘ransomware’ han sido un tema de total actualidad. Después de que un virus de este tipo llamado WannaCry infectara el pasado viernes más de 200.000 equipos en 180 países, incluidos los de empresas y organizaciones de altísima envergadura, la preocupación por la seguridad informática ha crecido de forma exponencial.

Los ‘ransomware’ son programas informáticos maliciosos que restringen el acceso a determinadas partes o archivos del sistema infectado. Una vez realizado esto, el virus pide un rescate económico a cambio del desbloqueo de los datos restringidos.

Aunque el ya célebre WannaCry se haya ganado una fama más que merecida, estos ataques no son nuevos. Por este motivo, debemos mantener nuestros equipos protegidos en todo momento. A continuación te proponemos una serie de medidas para evitar que tu empresa sufra el ataque de WannaCry o cualquier otro ‘ransomware’:

  1. Actualiza Windows con los últimos parches de seguridad que ha lanzado Microsoft. Mantener tu sistema operativo actualizado en todo momento es la manera más eficaz de evitar esta clase de ‘malware’. Las compañías se encargan de ir cerrando cada nueva brecha de seguridad que se descubre mediante nuevas actualizaciones. Por este motivo, lo más básico y efectivo es la prevención.
  2. Hacer copias de seguridad frecuentemente. Tener toda tu información guardada sana y salvo gracias a constantes ‘backups’ te ayudará a afrontar virus con gran rapidez. De esta forma, evitarás tener que pagar rescates o perder tus datos por fallos del equipo y virus que dejen inservibles los ordenadores.
  3. Utiliza antivirus o programas antiransomware. Esta clase de software funciona anticipándose al virus evitando que cifre tu disco duro. En la mayoría de los casos, te ayudará a evitar esta clase de problemas. Eso sí, no olvides complementarlo con un antivirus. Será la forma de evitar este y otra clase de ataques.
  4. Fíjate bien en los archivos adjuntos y enlaces de los e-mails. Muchas veces los programas maliciosos se ocultan detrás de extensiones tan frecuentes como .zip, .doc, .pdf, .mp3, .exe. La única forma de evitar contagios en este caso es no abrir ningún archivo que sea sospechoso. De la misma forma, hay que fijarse en los enlaces a páginas web. Pueden llevar a sitios de ‘phishing’ que en un primer vistazo parecen verdaderos, pero lo que en realidad buscan es robar nuestros datos para realizar con ellos un uso fraudulento.
  5. Educa a tu equipo. La comunicación es fundamental. Instruye a los profesionales de tu empresa para que no realicen un uso incorrecto o arriesgado de los equipos informáticos.
  6. Y, sobre todo, utiliza el sentido común. No abras e-mails que vienen de direcciones desconocidas, no instales software proveniente de sitios no oficiales, ni hagas clic en enlaces sospechosos. Tu intuición es la mejor arma.