competitividad logistica

La logística es una de las áreas que va cobrando cada vez más importancia en la gestión de cualquier empresa. Una logística eficiente es imprescindible para hacer que una empresa sea competitiva gracias a la reducción de los costes, la mejora de la calidad del servicio proporcionado y el aumento de la productividad.

Esto se consigue gracias a una gestión correcta y optimizada de la cadena de suministro. Dependiendo del tipo y tamaño de empresa esto puede conllevar desde pequeñas mejoras hasta cambios estructurales.

Por eso, para aumentar la competitividad de tu negocio es esencial que consideres mejoras en determinadas áreas:

  1. Implementar tecnologías en la gestión de la cadena de suministro. Como en cualquier otro aspecto, la tecnología puede hacer mucho más rápidos y eficientes algunos procesos. Algunos sistemas básicos son el ERP, para administrar los recursos de la empresa; RFID, sistema identificador por radiofrecuencia; TMS, para la gestión del transporte; o CGA, para la gestión de los almacenes.
  2. Mejorar la gestión de los inventarios. Realizar una correcta gestión del inventario supone disponer de los productos suficientes y adecuados para satisfacer la demanda de forma efectiva y eficiente. Para ello, es esencial definir procesos.
  3. Mejorar la gestión del almacén. Para que un negocio funcione correctamente, es necesario que su almacén sea eficiente y funcione como una máquina perfectamente coordinada y engrasada.  Hay diferentes medidas que se pueden tomar al respecto, como los sistemas de recolección automática o la planificación de la red de suministro.
  4. Planificación del transporte. Planificar y gestionar correctamente el transporte de bienes y productos puede ahorrar muchísimo dinero a una empresa. Desde las fases de la cadena de suministro hasta el transporte modal, pasando por la cadena de frío y la logística inversa. Cualquier imprevisto es una pérdida segura de dinero y tiempo, garantizando un servicio ineficiente.
  5. Gestión de aprovisionamiento. La coordinación entre proveedor y cliente es otro de los puntos que pueden hacer tu empresa mucho más competitiva. Contar con métricas claras te ayudará en este caso a tomar las medidas necesarias.